martes, 29 de septiembre de 2009

Diario a la locura

Día 4
Ojos blancos, pieles quebradas, gritos desgarradores, bilis regurgitada, inestabilidad, locura, intensidad. Selva urbana de sonidos amargos, de olores malditos, de dientes podridos, de carne infectada, de dolores insoportables y sobretodo de mucha hambre, canibalismo, Apocalipsis.
Miro por la ventana y me arden las entrañas, ¿donde esta el mundo que nos prometieron?, solo veo muerte, lo que en el pasado fueron seres vivos pero ahora no son más que cadáveres que se mantienen erguidos, rigor mortis.

Día 17
Ya no queda comida en mí habitación y esta agónica situación está matándome... Pero aguantaré, resistiré, trincharé los dientes una vez más y lograré que mi sangre no se coagule como la de ellos, no mataré a los pocos seres humanos que aún quedan con vida, aunque deseo con toda mí alma eliminar de este mundo a cuantos cadáveres pueda.
Si es necesario gritaré hasta romper los tímpanos de todo aquel que me pueda oír para así poder sobrevivir, para alejar de mí corazón la violenta angustia que me martiriza cada día.

Día 31
Hoy puede ser mí última noche, necesito comida y no estoy dispuesto a seguir escapando de un destino incansable que me reclama como suyo, pero los muertos están equivocados, si tengo que morir prometo que moriré matando, si me veo obligado, daré muerte a aquellos que no tienen vida. Hoy puede ser mí última noche pero antes de caer seré el buitre carroñero que despedace los cuerpos enfermos de cuantos osen hacerme daño, basta de conflictos en mí mente, basta de autodestrucción, basta de seguir escapando.

Día 67
Hace tiempo que desapareció el hambre de mí lúgubre habitación, hace tiempo que dejé de sufrir, escribo esto mientras mastico la carne cruda y en descomposición de un pequeño no muerto, el sabor es de una textura y aroma complicados de describir, se deshace en mí boca en tiras y cúmulos de células putrefactas que saboreo entre arcadas mientras bajan por mí garganta inflamada. Me viene a la cabeza nuevamente la necesidad de conseguir hilo dental para eliminar de cada una de mis muelas picadas las migajas de toda la mierda que e triturado con ellas en estas últimas semanas.
Por fin vuelvo a tener sueños triviales, totalmente innecesarios, estoy tranquilo.

Día 139
Creo que me estoy volviendo loco, la esquizofrenia me da su irresistible abrazo arrastrándome con ella al mundo de los colores irreales, los personajes inexistentes y la violencia absurda. He matado a cientos, quizás miles de estos seres, me he dado baños de sangre negra, grumosa e increíblemente maloliente. Tengo mi habitación tapizada con la piel arrancada de los que un día fueron seres humanos, he practicado sexo con mis víctimas antes o después de arrebatarles la vida y tengo varias cabezas en cajas de zapatos dentro de mí armario con las que me desahogo cuando me siento falto de cariño.
Esto enfermo, necesito ayuda, estoy solo.

Día 274
Me he amputado la pierna, he tenido que cortarla para llegar a los insectos que corrían por el interior de mis venas, les he obligado a salir. Pero ahora tengo la pierna, o lo que queda de ella totalmente negra y me duele como jamás podríais imaginar. La sombra del fondo de mí habitación dice que voy a morir, por primera vez creo que me dice la verdad y por eso escribo esto a modo de despedida.
Espero que mí diario ayude a quien se lo encuentre y si está en mí misma situación consiga sacarle algo positivo para poder sobrevivir, aquí termina mi viaje a la demencia incontrolada a la que he sido arrastrado Contra mí voluntad.

10 comentarios:

  1. Sublime. Me encanta esta historia, me encanta como está narrada y me encanta la gran cantidad de posibles puertas que te deja abiertas para que vuele nuestra imaginación, recreando los lugares, las situaciones, la angustia.

    Amigo, un 10.

    ResponderEliminar
  2. Ufff...menudo susurro agónico progresivo!
    Me voy antes de que me amputes la palabra! :D


    Un saludo y gracias por tu visita



    Lala

    ResponderEliminar
  3. Espectacular, me he quedado sin palabras. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Yo he flipado con tu historia,y aunque me estaban entrando nauseas no he podido dejar de leerla, has echo que llegue hasta el final, sublime. Me gusta como escribes aunque no suelo leer textos asi, pero me pasare mas por aqui. Por que escribes muy bien. Un saludo.

    Posdata: Hoy tengo el estomago sensible, por eso lo de las nauseas, pero no me han entrado nauseas por como escribes si no por lo que decias y como tengo mucha imaginacion, me he visto metida en esa habitacion comiendome a los zombis-

    ResponderEliminar
  5. Realmente me he quedado enganchada con tu historia..desgarradora y a la vez arrastrandote hacia donde tu nos quieres hacer llegar..hasta esa locura incontrolable para no dejar de leerla.
    Gracias por tu visita a mi eclipse y tus palabras.
    Un besito y una estrella.
    Mar

    ResponderEliminar
  6. Me gusta.
    Muy bueno.
    No es recomendable para leérselo a niños de guardería pero aparte de eso está muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola

    Interesante relato. Sinceramente, me he sorprendido. No me imaginaba un blog así al leer el título de tu nick.

    Volveré y leeré todo más tranquilo.

    Gracias por tu visita a mi blog.

    Saludos

    ResponderEliminar